Vivir la Fe en tiempo de crisis, a ejemplo de San José, el hombre Justo